Papelito

mi ojo limpio ve la piedra que derriba el templo (a esta hora en algún lugar del mundo hay un niño que juega) entonces como en uno de esos origami orientales tomo de la mesa mi casa, la desdoblo y entro.