Morada del condenado

He descubierto la permanencia de cada instante sé que se nutre de las sombras sigilosas de toda circunstancia del pasado que la mañana se arquea mezquina

El rayo que no cesa

Héctor Julio García Murió una tarde con dos de sus amigos. Quedamos perplejos. Gabriel siempre fue bueno, servicial con todos, lo que llaman un muchacho dedicado. Por eso su muerte nos tomó por sorpresa. Porque siempre creímos que estaría a nuestro lado. Pero ya ve, esas cosas pasan sin que uno esté preparado. Uno nunca … Sigue leyendo El rayo que no cesa